La idea de vulnerabilidad a nivel macrosistémico  ha conllevado  diferentes posiciones ante el concepto ahorro. 

En relación con esta evolución hacia el ahorro -como ya comentamos en entradas anteriores- una de las actitudes de consumo que observaremos será la esenciación, mostrando como premisa el ahorro ante “lo que pueda venir”; es lo que hemos denominado en nuestro Prosperity Labcomo Consumer Basic. Esta esenciación refuerza aún más la idea de que no solamente hemos modificado nuestros hábitos de consumo, sino la forma en la que gestionamos el ahorro para hacer frente a los nuevos modelos económicosociales. Este canon de actuación se ha evidenciado más en perfiles de adultos con hijos, los cuáles expresan una preocupación preparacionista; el miedo y la responsabilidad familiar acentúa en este target la inquietud por el ahorro.  

De forma menos condicionante, pero si notoria, se observa como el target Millennial se suma al movimiento pro-ahorro y lo concibe como una medida de precaución, entendida en muchos casos como el “futuro salvavidas”.  

Esta pandemia ha zarandeado el mercado laboral notablemente, dejando a descubierto muchos puestos de trabajo pre-covid, aunque ciertamente este último colectivo de jóvenes-con mayor acentuación en mujeres- ha sido uno de los más afectados, creando un conjunto de circunstancias que promueven las acciones alrededor de los halos del ahorro.  

Ahora bien, ¿cómo se posicionan los Millennials ante el ahorro? Es curioso como este target se traza como uno de los perfiles más formados y a la vez menos preparados ante los movimientos inversionistas. El contexto de “despegue” asentado en crisis económicas constantes conlleva a que este target habitualmente presente una actitud intencional ante el ahorro. El ahorro es percibido desde múltiples escenarios y no queda rebajado exclusivamente a una cartera de acumulación. En este perfil se observa cómo el objetivo finalista del ahorro descansa más bien en la multiplicidad del mismo mediante acciones de inversión, es decir, pasa de fin a medio 

Y una vez más se experimenta una reconceptualización, se convierte en un concepto que alejado de lo residual absorbe su forma bajo el lema de “repercutir”. El acento no se sitúa exclusivamente en lo económico, sino que recae en otras esferas como el aprendizaje, el cultivo de la mente, las emociones y el cuerpo, etc. La liquidez amplía su núcleo y se desplaza hacia esferas más amplias de actuación que repercuten en “mejoras a futuro”. Durante este confinamiento se ha observado que la “tendencia ahorro” se reformula y se diversifica en escenarios, uno monetario, y otro dedicado al cultivo  preparacionista de la persona para que su reincorporación postcovid sea más sustancial y le aporte una “inversión a largo plazo”. Todo ello se confirma por ejemplo con el auge de la formación online, la participación en talleresetc; y, por otro lado, con el manejo de Apps de banca y carteras de inversión.  

Esta situación ha hecho que se experimente una trayectoridiferente frente al ahorro, pasando de condición latente, a preocupación materializada. En su conjunto se crea un cultivo de oportunidad mucho más amplio para comunicarse de otras formas ante targets más sensibles a esta posición.  

 

Conversa con el consumidor

Te asesoramos sobre cómo hacer que tu producto o servicio llegue a los consumidores.En Kuo, somos expertos en análisis cualitativo, humano y de proximidad.

Desde el inicio confinamiento, estamos hablando con los hogares españoles. Realizamos un análisis continuado para conocer la raíz del cambio: entenderla nos proyecta más lejos.

Sabemos que todo ha cambiado y queremos re-hacer el futuro contigo.

Kuo Prosperity Lab is a initiave developed in collaboration with MA Service Design department at Royal College of Art, London, in response to covid-19 European crisis.