El confinamiento que estamos viviendo desde hace unas semanas, está teniendo consecuencias de todo tipo y a todos los niveles imaginables. Una de las grandes reflexiones que está surgiendo en este confinamiento es el cuestionamiento de nuestra forma de viajar.

Hasta hace poco, volar en avión era una parte más de la rutina de muchos y un gran placer en el ocio de otros muchos más. De un día para otro, esa libertad de movimiento se ha visto limitada por la grave crisis sanitaria que vivimos casi a nivel global. Todo aquello que nos parecía fácil y sencillo de realizar, es hoy mas difícil que nunca de imaginar.

El hecho de que la rápida propagación del virus hacia todos los países se haya producido principalmente por la facilidad de movimiento internacional, está haciendo crecer en el imaginario colectivo, aunque de forma incipiente, la idea de que quizás el ritmo frenético de viajes que al que estábamos acostumbrados, no puede mantenerse como hasta ahora en el futuro. Por tanto, el miedo a un segundo futuro contagio masivo, puede llevar a la sociedad a reducir su frecuencia de vuelos.

Por otra parte, la instauración del teletrabajo en la mayoría de las empresas, está sirviendo de experimento para una mayor normalización de esta práctica que hasta ahora en España parecía no contar con una amplía aceptación . Si esta experiencia resulta positiva, puede derivar en una menor necesidad de reuniones internacionales presenciales/congresos internacionales y, en definitiva, menos traslados en avión.

Si a todo esto le sumamos el, ya extendido antes de la crisis, movimiento “flygskam”, nacido en Suecia y que literalmente se traduce por “vergüenza por volar en avión”; y la ya latente preocupación millennial-zentennial por el cambio climático, es comprensible que nuestros hábitos en relación al viajar y al turismo viren hacia una tendencia más local.

Estos potenciales cambios en los hábitos de consumo y el comportamiento del usuario suponen grandes desafíos para las empresas, a tener en cuenta si quieren seguir acompañando a los usuarios en su proceso de transformación tras este período de confinamiento tan significativo y revelador. 

Te invitamos a conocer estos cambios con nosotros. Si tu marca necesita conocer los futuros hábitos de consumo de los viajeros, en Kuo tenemos la respuesta.

«Este es el mood» el programa de Badoo que cuida de sus usuarios

¡Hola! A pesar de que este post rezume emoción contenida, no es contenido patrocinado: simplemente somos así de entusiastas con las iniciativas de algunas marcas.  En Kuo llevamos tiempo hablando de lo importante que es el concepto de cuidado para el consumidor y de...

Y… nos reinventamos en Septiembre

Y… nos reinventamos en Septiembre

Si algo ha dado de manifiesto esta pandémica situación es que la capacidad de reinnovación ha sido la cuerda de soporte. Todos (hemos) y estamos haciendo esfuerzos por parar y decidir lo que realmente queremos ser, aunque más que eso, la forma en la que queremos...

Nuevas posiciones de ahorro.

Nuevas posiciones de ahorro.

La idea de vulnerabilidad a nivel macrosistémico  ha conllevado  diferentes posiciones ante el concepto ahorro.  En relación con esta evolución hacia el ahorro -como ya comentamos en entradas anteriores- una de las actitudes de consumo que...

Conversa con el consumidor

Te asesoramos sobre cómo hacer que tu producto o servicio llegue a los consumidores.En Kuo, somos expertos en análisis cualitativo, humano y de proximidad.

Desde el inicio confinamiento, estamos hablando con los hogares españoles. Realizamos un análisis continuado para conocer la raíz del cambio: entenderla nos proyecta más lejos.

Sabemos que todo ha cambiado y queremos re-hacer el futuro contigo.

Kuo Prosperity Lab is a initiave developed in collaboration with MA Service Design department at Royal College of Art, London, in response to covid-19 European crisis.