En esta situación extraña e insólita de confinamiento está claro que estamos cambiando como personas y como sociedad. Cada uno de nosotros estamos experimentando cambios de una forma muy personal y modulados en función de cómo nuestra vida se está viendo afectada por esta crisis, sufriendo en muchos casos impactos personales (perdidas de seres queridos, enfermedad, …) y económicos (pérdida de empleo, ERTEs, …) que llevan a diferentes vivencias del periodo de confinamiento.

Pero, aunque este tiempo de permanencia en casa está siendo duro y complicado, y ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad, también nos ha permitido algunas experiencias que de otra forma no hubieran sido posibles, y que son aportaciones positivas.

Hemos observado en el Prosperity Lab de Kuo que en este tiempo de confinamiento se ha potenciado un crecimiento personal y un espacio “slow down”: a la mayoría de los españoles nos está proporcionando más tiempo para pensar y cuestionarnos muchas cosas (70%), cambiar prioridades (61%), aprender a parar e ir más despacio (63%) y conocernos mejor a nosotros mismos (56%). Nos ha permitido disponer de un espacio de “Silencio” en el sentido amplio de la palabra, enseñándonos a parar sin culpa.

Estamos desarrollando un mayor nivel de auto-cuidado, tanto físico como mental, nos apetece cuidarnos. En estos días hemos comprendido la importancia de cuidarnos (72%), cuidar nuestro estado de ánimo para no decaer (73%) y hacer ejercicio como una forma importante de cuidarse (61%).

El cuidado físico se potencia en este periodo: cuidamos más nuestra alimentación (48%) e higiene personal (43%). Y es especialmente importante estar atento y trabajar en favor del auto-cuidado mental, porque esta situación nos está afectando psicológicamente y nos cuesta concentrarnos (4 de cada 10 declaran dispersos y con falta de concentración).

Este autocuidado se extiende a un cuidado sistémico haciéndose presente también la necesidad de un mayor cuidado del planeta, hemos observado como en este periodo de confinamiento en casa la naturaleza ha re-brotado, esta exuberante, la hemos dejado respirar, …  y en nosotros también aumenta la concienciación de que tenemos que cuidar el planeta (71%). Y también se ha intensificado el sentimiento de cuidado hacia el otro, de Solidaridad, esta vivencia nos ha hecho ser más solidarios (70%)

Echamos de menos la rutina y la normalidad, valoramos más algunas cosas que antes nos parecían normales (84%), pero nos dirigimos hacia una esencialidad en el consumo, tomamos conciencia de que no necesitamos tantas cosas (71%), del exceso al que en alguna medida estábamos acostumbrados y veíamos con normal.

A nivel sociedad también se ha producido una inversión de los héroes se han revalorizado algunas profesiones (82%) no solo sanitarios sino también otras profesiones más infravaloradas como limpiadoras, empleados de supermercado, distribuidores, agricultores, etc., y por el contrario han perdido algo de sentido otras como influencers, bloggers, … que no están presentes en este escenario de ayuda y solidaridad, y que pueden llegar a percibirse vacíos.

Es difícil determinar si estos cambios se van a mantener en el tiempo o incluso a potenciarse. Lo que se podemos asegurar es que se vislumbra un cambio. A medida que llevamos más tiempo de confinamiento, más se afianza la percepción de que nuestro mundo va a cambiar, después de 1 mes de confinamiento 6 de cada 10 españoles piensan que nuestro mundo va a cambiar bastante o mucho, siendo la percepción de cambio más profunda en las mujeres.

¿Pero cómo de profundo va a ser este cambio? ¿perdurará? ¿Qué elementos van a permanecer una vez que volvamos a la nueva normalidad? La propia incertidumbre actual y todos los condicionantes externos no nos permiten dar ahora una respuesta a estas preguntas, pero si podemos afirmar que después de esta experiencia hay una mayor permeabilidad a cambios vitales y que la acción de los individuos y la sociedad unida va a ser muy importante para la consolidación de los cambios y su proyección de futuro. El empoderamiento individual y comunitario ha surgido con fuerza y ha venido para quedarse. Esta crisis nos esta enseñado que podemos vencer todos juntos, cada uno con nuestra contribución, todos somos importantes y sumamos, que la sociedad unida puede hacerlo, y este espíritu permanecerá.

Fuente: Estudio cuantitativo (Online) en dos fases: Fase 1 (2 semanas de confinamiento), Muestra: 915 entrevistas; Fase 2 (1 mes de confinamiento), Muestra: 554 entrevistas, ámbito: España

Conversa con el consumidor

Te asesoramos sobre cómo hacer que tu producto o servicio llegue a los consumidores.En Kuo, somos expertos en análisis cualitativo, humano y de proximidad.

Desde el inicio confinamiento, estamos hablando con los hogares españoles. Realizamos un análisis continuado para conocer la raíz del cambio: entenderla nos proyecta más lejos.

Sabemos que todo ha cambiado y queremos re-hacer el futuro contigo.

Kuo Prosperity Lab is a initiave developed in collaboration with MA Service Design department at Royal College of Art, London, in response to covid-19 European crisis.