Uno de los cambios más drásticos que estamos viviendo en esta situación de confinamiento es todo aquello que afecta a la movilidad y es que para estar a salvo y cumplir con el estado de alarma debemos permanecer inmóviles, estancos en nuestros hogares. Curiosamente entramos en una paradoja; “paramos por que es urgente” y es que en un mundo donde lo urgente está connotado de movimiento, de agilidad, de rapidez  La pausa, contrariamente a la urgencia, está connotada de calma, de tranquilidad, de reflexión.  

Situaciones así reconfiguran nuestras mentes, nuestros hábitos, gustos y anhelos 

Como hemos observado en el Prosperity Lab de Kuo Experience, hoy nos encontramos con un consumidor mucho más consciente, que ha asumido las paradojas del sistema, que ha experimentado un vacío fértil, ha deconstruido el concepto de utilidad y en última instancia ha cambiado sus prioridades. 

Hemos constatado una serie de hechos con potencial para  cambiar el futuro de la movilidad. 

  1. La polución en las ciudades ha disminuido drásticamente a los pocos días de confinamiento, demostrando que disfrutar de un aire más limpio en nuestras urbes es una posibilidad relativamente más sencilla de lo que imaginábamos 
  2. El teletrabajo o la educación a distancia no es contraria a la eficacia o la productividad, si no que flexibiliza horarios y permite la conciliación sin que esto suponga un detrimento en la productividad  
  3. La compra on-line se ha convertido en un espacio de seguridad, aumentando el ecommerce en un 55%, lo que evidencia la necesidad de ampliar y mejorar la logística para la distribución al cliente final 
  4. El transporte público es un espacio de potencial contagio, generando resistencias y miedos en su uso 
  5. Tras el confinamiento viajaremos menos, un 62% considera que viajará poco e incluso un 4% indica que dejará de viajar. 

Todo ello afectará a la industria del automóvil, un sector bastante tocado desde el inicio del brote de covid 19 en Wuhan, al depender de una compleja red de suministro de piezas a escala global just in timeY que además se encontraba en un proceso de transición hacia una mayor producción de vehículos eléctricos. 

Pero, ¿qué demandará el consumidor respecto a los automóviles?  

Podemos atisbar un futuro donde las compras de vehículos de 4 o 5 plazas disminuyan en favor de los vehículos monoplaza y eléctricos en nuestras ciudades, esto nos permitirá una movilidad segura, sin exponernos a las aglomeraciones propias del transporte público y que además cuida de manera sistémica el aire que respiramos.  

También la forma en que viajábamos va a transformarse, 1 de cada 2 personas solo se imaginan viajando dentro de España tras el confinamiento, pudiendo influir notablemente al mundo del alquiler de vehículos con el fin de hacer escapadas siempre orientadas al ámbito nacional. 

Un incremento de vehículos ligeros destinado a la distribución de mercancías al cliente final, donde la eficiencia y la creatividad serán cuestiones de gran valor. 

A pesar de las dificultades y los grandes retos del sector, nos encontramos con una buena posición de salida para aquellas marcas que han conseguido conectar emocionalmente con los consumidores ya sea a través de la campaña #YoCedoMiCoche, o la fabricación de respiradores asistidos, y es que esto enlaza con un consumidor que ha transformado su concepción de la utilidad, hemos pasado de una utilidad material, productiva a una utilidad humana, empática y solidaria, algo que el consumidor va a demandar también a sus marcas.  

Conversa con el consumidor

Te asesoramos sobre cómo hacer que tu producto o servicio llegue a los consumidores.En Kuo, somos expertos en análisis cualitativo, humano y de proximidad.

Desde el inicio confinamiento, estamos hablando con los hogares españoles. Realizamos un análisis continuado para conocer la raíz del cambio: entenderla nos proyecta más lejos.

Sabemos que todo ha cambiado y queremos re-hacer el futuro contigo.

Kuo Prosperity Lab is a initiave developed in collaboration with MA Service Design department at Royal College of Art, London, in response to covid-19 European crisis.